Incapacidad Permanente Total:

Qué es y cómo se tramita

Enfrentar una situación en la que no puedes continuar trabajando debido a una enfermedad o accidente puede ser difícil. Es aquí donde entra en juego el concepto de incapacidad permanente total. Esta clasificación no solo reconoce tu condición y las limitaciones que impone en tu vida laboral a efectos económicos, sino que también abre la puerta a una serie de beneficios y compensaciones que pueden ser vitales para tu bienestar futuro.

Este artículo te guiará a través de todo lo que necesitas saber sobre la incapacidad permanente total: desde entender qué es y los criterios para ser considerado elegible, hasta detallar los derechos y beneficios que podrías recibir y cómo puedes tramitar tu solicitud eficazmente.

No estás solo en este viaje. Permítenos ofrecerte el soporte legal y la guía necesarios para asegurar que puedas enfocarte en lo más importante: tu salud y recuperación. Continúa leyendo para descubrir cómo podemos asistirte en cada paso del camino y asegurarte de que recibas la compensación y el apoyo que mereces.

Abogados de Primer Nivel a tu servicio. 

Puntuación Google 4,7/5

u

Valoraciones gratuitas

Abogados y peritos médicos que analizan tu caso de forma gratuita.

Honorarios solo si ganamos

Trabajamos a comisión, tu éxito es nuestro éxito.

Actuamos en toda España

Más de 42 años de experiencia en solicitudes de incapacidad.

Miles de clientes satisfechos

Defendemos tus intereses como si fueran los nuestros.

 Abogados y Peritos Médicos de Gran Invalidez, Absoluta, Total y Parcial

¡SOLUCIONAMOS TU PROBLEMA!

¿Qué es incapacidad permanente total?

La incapacidad permanente total es una condición reconocida legalmente que impide a una persona continuar realizando las tareas fundamentales de su trabajo habitual, debido a limitaciones derivadas de un accidente o enfermedad crónica. Sin embargo, esta clasificación no necesariamente impide que el individuo realice otro tipo de trabajos o actividades menos exigentes. El reconocimiento de esta incapacidad está vinculado a la seguridad social y permite al afectado acceder a una pensión compensatoria, reconociendo así el impacto significativo en su capacidad laboral.

Requisitos de la incapacidad permanente total

Para ser considerado elegible para una incapacidad permanente total, debes cumplir con ciertos criterios establecidos por la legislación vigente.

Estos incluyen:

  • Evaluación médica: Haber sido evaluado por un equipo médico que determine la severidad y permanencia de tus limitaciones.

 

  • Historial laboral: Dependiendo de la normativa local, puede ser necesario haber cotizado un mínimo de tiempo en la seguridad social.

 

  • Incapacidad laboral: Demostrar que las limitaciones físicas o mentales te impiden realizar las actividades esenciales de tu profesión habitual, aunque podrías desempeñar otro tipo de trabajos.

Proceso de solicitud de incapacidad permanente total

La solicitud de una incapacidad permanente total implica un proceso detallado que requiere la preparación adecuada y la presentación de documentos específicos. 

Documentación necesaria

Para iniciar el proceso de solicitud de incapacidad, es fundamental compilar una serie de documentos que respalden tu caso y te aseguren el certificado de incapacidad permanente total. Aquí te enumeramos los más importantes:

  • Informe médico detallado: Debes presentar informes médicos que detallen tu condición, incluyendo diagnósticos, tratamientos realizados y cualquier evaluación de especialistas que hayas consultado.
  • Historial laboral: Información sobre tu empleo actual y anteriores, así como las cotizaciones a la seguridad social.
  • DNI: Copia de tu documento de identidad o pasaporte.
  • Formularios de solicitud: Los formularios específicos proporcionados por la seguridad social o el ente encargado, debidamente llenados.
  • Pruebas de discapacidad: Documentos o pruebas que justifiquen la incapacidad basada en las limitaciones físicas o psicológicas que impiden el desempeño de tu trabajo habitual.

Guía paso a paso

Una vez que has reunido toda la documentación necesaria, el proceso de solicitud se desarrolla en varios pasos clave:

  • Presentación de documentos: Entrega todos los documentos requeridos a la oficina de seguridad social correspondiente o a través de su plataforma en línea, si está disponible.
  • Evaluación médica: Serás citado para una evaluación por el tribunal médico de la seguridad social, quienes revisarán tu caso y determinarán el grado de discapacidad. Necesitarás incapacidad permanente en grado total.
  • Emision del dictamen: Después de la evaluación, la seguridad social emitirá una resolución declarando si te conceden o no la incapacidad permanente total, basada en la información y pruebas presentadas.
  • Notificación: Recibirás una notificación oficial con la decisión. Si es favorable, se te informará sobre el monto de la pensión permanente total y otros detalles relevantes.
  • Apelación: Si no estás de acuerdo con la decisión, tienes derecho a apelar. Para esto, es aconsejable contar con el asesoramiento y representación de abogados especializados en derecho laboral y de la seguridad social, como Acomisión Abogados.

Cuánto se cobra por incapacidad permanente total

Cuando se concede una incapacidad permanente total para el trabajo habitual, el afectado recibe una compensación económica que representa el 55% de su base mínima reguladora. Este cálculo puede variar según el origen de la incapacidad. Si la incapacidad resulta de contingencias comunes, como una enfermedad no laboral o un accidente que no ocurra en el trabajo, se aplica una fórmula específica. 

Del mismo modo, si la invalidez total se debe a contingencias profesionales, como un accidente laboral o una enfermedad relacionada con el trabajo, se utiliza otra metodología de cálculo. Es esencial determinar correctamente la base reguladora siguiendo la fórmula adecuada para cada situación. El cálculo incapacidad permanente total es el que sigue:

En caso de enfermedad común

Cuando la incapacidad permanente total se debe a una enfermedad común y el trabajador tiene entre 52 y 64 años, la base reguladora se calcula de la siguiente manera: se suman las bases de cotización por contingencias comunes correspondientes a un periodo mínimo de 96 meses previos al mes anterior al del evento causante, y esta suma se divide entre 112.

Si el trabajador ha cotizado menos de 96 meses, entonces se tomará en cuenta el número de meses o años cotizados. Además, es importante ajustar las bases de cotización anteriores al mes número 25 conforme al Índice de Precios al Consumidor (IPC). A la cifra final tienes que aplicar el porcentaje del 55%, o 75% si es incapacidad total cualificada.

Por accidente no laboral en situación de alta

En situaciones donde la incapacidad permanente total resulta de un accidente no relacionado con actividades laborales, el cálculo de la base reguladora implica seleccionar las bases de cotización por contingencias comunes de cualquier período continuo de 24 meses, dentro de los siete años inmediatamente anteriores al evento causante. El total de estas bases se divide entonces entre 28 para obtener la base reguladora.

Si al momento del evento causante no se dispone de 24 meses continuos de cotización, se puede optar por utilizar la metodología inicialmente descrita o, si resulta más favorable, aplicar una alternativa: dividir entre 28 la suma de las bases mínimas de cotización correspondientes a los 24 meses directamente anteriores a la fecha del hecho causante, ajustadas a la jornada trabajada.

Por accidente de trabajo o enfermedad profesional

Para calcular la base reguladora en casos de incapacidad total permanente derivada de un accidente de trabajo o una enfermedad profesional, se sigue un método específico que incluye dividir entre 12 el total de los siguientes elementos:

  • Salario anual: Se toma el salario diario vigente en la fecha del accidente o inicio de la baja por enfermedad profesional y se multiplica por 365 días.
  • Antigüedad anual: Similar al salario, la antigüedad diaria se multiplica también por 365 días.
  • Pagas extraordinarias y otras retribuciones mensuales: Se suman estas cantidades basándose en el total recibido durante el año previo al hecho causante.
  • Pluses y retribuciones complementarias: Se calcula el promedio de estas percepciones en el año anterior, dividiendo su total por los días realmente trabajados y multiplicando ese resultado por 273 días (o por el número real de días laborados si es menor).

Adicionalmente, si la persona ha trabajado en varios empleos y ha cotizado en distintos regímenes sin generar derecho a pensión por incapacidad permanente total en alguno de ellos, es posible sumar las bases de cotización de estos empleos al régimen donde se aplica la pensión para determinar la base reguladora.

Finalmente, si se demuestra incumplimiento en las normas de prevención, seguridad o salud en el trabajo, la prestación puede incrementarse entre un 30% y un 50%. Este aumento, que opera como una compensación por los riesgos no mitigados, será responsabilidad de la empresa, reflejando una indemnización a tanto alzado adicional por la incapacidad permanente total resultante del accidente laboral.

Si cobras la pensión de incapacidad permanente total no tienes obligación de cotizar por ella.

¿Se puede trabajar con una incapacidad permanente total?

La discapacidad permanente total permite la realización de una actividad laboral, siempre y cuando el trabajo no interfiera con las condiciones médicas que motivaron la declaración de incapacidad. Es esencial que el empleo sea adecuado para no agravar las limitaciones físicas o psicológicas del trabajador. Este nuevo puesto no debe ser similar al que desempeñaba al momento de ser declarado incapaz.

Es posible que los beneficiarios de esta categoría de incapacidad opten por trabajar a tiempo completo, aunque es común que muchos prefieran un empleo a tiempo parcial que les permita complementar su pensión. Esta actividad laboral puede desarrollarse en una empresa distinta o incluso en la misma, siempre y cuando las tareas sean compatibles con su estado de salud y no se relacionen directamente con las restricciones que fundamentan su incapacidad.

Lo importante es que las responsabilidades en este nuevo rol no se superpongan con las funciones que se consideran incompatibles con el estado de incapacidad del individuo.

Por cierto, no es cierto que exista una revisión incapacidad permanente total al cumplir 55 años de edad porque la renovación es automática.

Clientes satisfechos

%

DE ÉXITO

En Acomisión Abogados tramitamos la solicitud por ti

En Acomisión Abogados, entendemos que enfrentarse al proceso de solicitud de una incapacidad permanente total puede ser un poco abrumador. Por eso, estamos aquí para gestionar todo el trámite por ti, asegurándonos de que puedas concentrarte en lo más importante: tu salud y bienestar.

Si estás considerando solicitar una invalidez permanente total o necesitas asistencia con el proceso, no dudes en contactarnos. En Acomisión Abogados, tu caso será tratado con la seriedad y la dedicación que requiere.

¡SOLUCIONAMOS TU PROBLEMA!

Llama o Envía el formulario

Solo atendemos con cita previa

Nuestro Email:

consultas23@acomisionabogados.com

Nuestro teléfono:

91 141 25 22

Nuestro Horario:

Lunes a Viernes 9:00am – 14:00pm