El problema de la trabajadora

La trabajadora  realizaba la profesión de teleoperadora en una multinacional en Madrid. Después de agotar todos los plazos de Incapacidad Temporal, fue valorada por el Equipo Médico de Valoraciones de Incapacidades Laborales del INSS, señalando que la trabajadora estaba limitada para actividades de sobrecarga lumbar moderada o intensa. El INSS no entendía que permanecer sentada durante toda la jornada laboral es sobrecargar la zona lumbar de un trabajador y le denegó la incapacidad permanente, decidiendo la teleoperadora contratarnos para defender  sus derechos y conseguirle una pensión de incapacidad permanente y lo conseguimos, ganando el caso.

Una situación injusta para el trabajador

La trabajadora inició un expediente de incapacidad permanente alegando que sus patologías eran crónicas y que ya no podría desarrollar su trabajo de teleoperadora. Presentaba el siguiente cuadro clínico: desplazamiento disco intervertebral lumbar sin mielopatia. Voluminosa hernia discal L5 S1. IQ el 29.09.2017 artrodesis L4 L5 S1. Lumbalgia post artrodesis”. Como limitaciones orgánicas y funcionales se señalaba “dolor lumbar con irradiación a ambos glúteos por artrodesis. Se realiza infiltración epidural caudal el 25.10.2018. Pendiente de bloqueo facetario lumbar el 08.11.2018 y rehabilitación”. En el anterior Informe del EVI, se señalaba que la trabajadora estaba limitada para actividades de sobrecarga lumbar moderada o intensa.

La teleoperadora contactó con acomisionabogados.com, teléfono 911412522 los analizamos el caso y observamos que el trabajador tenía toda la razón e iniciamos las acciones legales, para conseguirle una pensión vitalicia de invalidez.

Al final conseguimos una pensión para la trabajadora

Realizamos un escrito de Reclamación Previa oponiéndonos a la resolución administrativa  la cual fue desestimada por el INSS y no tuvimos otra opción que acudir al juez. Presentamos demanda de incapacidad permanente la cual recayó en el Juzgado de lo Social nº 42 de Madrid. El juez puso en relación la edad del trabajador, la profesión de teleoperadora y las patologías que sufría y las limitaciones para su puesto de trabajo que mantenía y ganamos el caso. No contestos con el resultado el Letrado de la Seguridad Social recurrió la sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y volvimos a ganar, condenado al INSS a pagar una pensión vitalicia por incapacidad permanente a nuestra clienta. entendió perfectamente la problemática del trabajador teleoperador y condenó al INSS a declarar al demandante en situación de Incapacidad Permanente Total para el desempeño de su profesión de teleoperadora con derecho a percibir una pensión vitalicia que superaban los 662 € mensuales.