El problema que se nos presentó

Conseguimos solucionar el grave problema que sufría una trabajadora de profesión administrativa contable, con graves problemas de visión, que la dificultaban no solo para trabajar en su profesión habitual sino en cualquier otra actividad laboral. En principio el INSS le concedió una incapacidad permanente total, recurrimos la concesión y el juez nos estimó la demanda presentada por nuestro equipo de abogados consiguiendo la incapacidad permanente absoluta.

Una administrativa contable  con importantes problemas de visión

Nuestra clienta, mantenía importantes patologías como miopía magna; fibrosis macular OI y membrana neovascular miopica OD tratada; distrofia corneal; catarata sin indicación quirúrgica; hipertensión ocular leve en ambos ojos.

Su médico especialista de servicio público de salud y su médico de atención primaria informó que las patologías de la paciente suponía una limitación para las actividades diarias de la paciente, tanto de autocuidado como laborales con un agravamiento progresivo; perdida progresiva de la independencia (conducción, cocinado, calculo de distancias, actividades laborales minuciosas); cefalea habitual; limitación para la carga de peso; repercusión anímica de la situación actual con clínica de ansiedad de características reactivas.

El INSS solo le concede la Incapacidad permanente total para su profesión habitual

A pesar de la existencia de informes de especialistas de la seguridad social donde se acreditaba las graves patologías el INSS solo concedió la incapacidad total. En el informe de oftalmología del Hospital Rey Juan Carlos de 9 se le diagnostica: hipertensión ocular AO e; distrofia corneal y catarata mayor OD, fibrosis macular OI y MNV miópica OD y miopía magna. Presenta visión limitada por retinopatía miópica y distrofia corneal, constando como AV: OD 0,2 con corrección; OI cuenta dedos a 15 cm.

El propio EVI en su informe de síntesis refiere que la trabajadora mantiene limitación visual por retinopatía miópica y distrofia corneal; AV cc OD 0,4 y OI CD 10cm. Incluso se le había reconocido CAM de 22-8-22 un grado total de discapacidad del 78%.

Todo esto no fue suficiente para el INSS y denegó la pensión de incapacidad permanente absoluta que era la que correspondería a nuestra clienta.

Ganamos la declaración de incapacidad permanente absoluta

Una vez nos desestimaron la reclamación previa administrativa que presentamos ante el INSS solicitando la incapacidad absoluta y agotamos la vía administrativa, presentamos demanda judicial. El juez entendió la gravedad de la patologías de nuestra clienta y revocando la concesión del INSS de pensión de incapacidad total, concediendo la absoluta.

Pensión de 1.500 € conseguida para la administrativa contable.

La magistrada entendió perfectamente que nuestra representada no solo no podía realizar su profesión de administrativa contable y condenó al INSS al abono de una pensión vitalicia para la trabadora en el grado de absoluta por las graves patologías que sufría la misma. Como siempre nuestro equipo de acomisionabogados especializados en incapacidad permanente solo cobran honorarios si conseguimos la pensión y en este caso se ajustaron a la diferencia entre la pensión total que tenía el cliente y la pensión absoluta que conseguimos.