sentencia teleoperadora

El problema que se nos presentó

Conseguimos solucionar el grave problema que sufría la trabajadora, cuyas dolencias físicas la limitaban par realizar actividades que exigían  mantener esfuerzos físicos y destreza manual, por no poder realizarlos.

Una limpiadora con fuertes dolores en sus manos

Esta trabajadora de la limpieza, llevaba de incapacidad temporal (IT) más de año y medio. Sus patologías se encontraban cronificadas y los médicos especialistas de la seguridad social que la trataban no encontraban solución posible. Estuvo de baja temporal por dolor en primer dedo de la mano izquierda y se le había diagnosticado tenosinovitis del flexor del radial del carpo, rizartrosis siendo intervenida quirúrgicamente. Después de esta intervención por tenosinovitis fue sometida a rehabilitación, la cual tuvo escaso éxito, no logrando hacer desaparecer los fuertes dolores incapacitantes que sufría.

Informe equipo de valoración incapacidades del INSS (EVI)

Una vez la trabajadora limpiadora visitó a este equipo de valoración de incapacidades del INSS, emitieron un informe en el cual señalaban que la limpiadora presentaba importantes limitaciones orgánicas y funcionales para su trabajo “patología del aparato locomotor con persistencia de leve disminución de fuerza en mano y limitación para tareas con elevados requerimientos de destreza manual”.

Obviamente una limpiadora no puede trabajar con falta de destreza y fuerza en las manos. Sin embargo, el INSS no lo entendió así y denegó la invalidez.

Ganamos la declaración de incapacidad permanente

Ante la negativa del INSS de concederle la pensión de incapacidad permanente por tenosinovitis y rizartrosis a la limpiadora, tuvimos que presentar un escrito de Reclamación Previa que fue denegado, dejando la vía abierta a la presentación de la demanda judicial.

Pensión de 944 € conseguida para la limpiadora